Y pocos los elegidos

06_Y pocos_Ruben_Abella.jpg

Y pocos los elegidos es, quizás, mi proyecto fotográfico menos “intelectualizado”, ya que en vez de responder en partes iguales al instinto elemental de captación de imágenes y a una necesidad de ordenamiento conceptual, como sucedió en mis trabajos anteriores, nace de la pura observación de los viajeros de metro y del impulso enteramente visceral de “apropiarme” de sus rostros y gestos y transformarlos en imagen fotográfica.

La serie constituye un catálogo no razonado de lo que veo mientras viajo en el subsuelo de Madrid. Los viajeros del metro experimentan una engañosa sensación de intimidad que les hace despojarse de la máscara social que acostumbran a llevar puesta en la calle. Hipnotizados por el monótono avance del tren, se muestran pensativos y, en cierta forma, desnudos. Por debajo de la aparente uniformidad de las fotografías se percibe la gran variedad de sus emociones y estados de ánimo. Si se escucha con atención, se puede oír el murmullo de sus pensamientos.

Más allá del primer impacto instintivo, las imágenes constituyen también un estudio de los cambios sociales, demográficos, culturales, políticos y económicos que en la actualidad están experimentando las grandes ciudades occidentales en general, y Madrid en particular.

Además, Y pocos los elegidos establece un diálogo con la historia de la fotografía, al hacer referencia a Many Are Called (Muchos son los llamados), la poco conocida serie fotográfica producida por el fotógrafo estadounidense Walker Evans en el metro de Nueva York a finales de los años 30 del pasado siglo. Esto añade un nivel más de lectura (el de la revisión del medio) a mi trabajo.